Empieza la aventura

Hoy comienza oficialmente mi aventura como fotógrafa, aunque seguramente la aventura comenzó el día que me regalaron mi primera cámara de fotos, que fue el día de mi comunión. Claro que en aquel entonces las cámaras eran de carrete, con solo 24 o 36 fotos para hacer. Así que con las primeras cámaras que tuve hacía pocas fotos, pero cuando llegó la era digital, entonces comenzó mi verdadera afición. Me llevaba la cámara a todas partes, hacía fotos de todo, reconozco que hacía fotos de más y sin saber muy bien por qué. Pero seguro que todas esas fotos fueron ayudándome a entrenar el ojo. Me encantaba leerme los manuales de instrucciones, tocar todos los botones y probar. Luego comencé a leer artículos y blogs sobre fotografía y nunca he tenido ni tengo suficiente, siempre quiero aprender más y disfruto mucho poniendo en práctica lo aprendido.

Mi primera y única réflex llegó el día que cumplí 30 años y cuando estaba embarazada de mi primera hija. Si entonces alguien me hubiera dicho que la combinación de ambas cosas me habría traído a donde estoy hoy, le habría dicho que no, que para mí la fotografía era un simple pasatiempo. Y el tiempo pasó, y tuve otra hija, y yo pedí una excedencia de un año en mi trabajo para poder dedicarme a ella por completo durante su primer año de vida. Y teniendo a mi hija mayor en el colegio y a mi hija pequeña conmigo en casa no paraba de darle vueltas al coco sobre cómo haríamos cuando yo volviera al trabajo.

Entonces me apunté a un curso de fotografía, al primero de mi vida, y justo en ese momento algo en mí hizo clic. No me basta que la fotografía sea un hobby, necesito compartir lo que llevo dentro con los demás, disfruto muchísimo haciendo fotos a gente y viendo sus caras de emoción al verse retratados por mí. Y además, dedicarme a la fotografía nos permite adaptarnos algo mejor a los horarios y ritmos familiares.

Así que aquí estoy, empezando esta aventura, deseando compartirla con vosotras, porque no solo quiero hacer sesiones fotográficas sino también ayudaros a adentraros en este mundo que tanto me entusiasma y contaros a través de este blog mi experiencia con ella.

Gracias por llegar hasta aquí. Si te apetece dejarme algún comentario, me hará mucha ilusión. Espero que me acompañes en este viaje tan emocionante, porque contigo al otro lado va a ser mucho más bonito.