Monthly Archives:

noviembre 2017

La preparación del reto

La preparación del reto

Ha sido toda una contrarreloj para mí montar este reto de adviento. Y eso que ya empecé a darle forma en verano, pero conforme va pasando el tiempo, la idea inicial se va mejorando y ampliando. Sin ir más lejos, la foto del calendario de adviento iban a ser 24 cartulinas colgadas de un trozo de cuerda (bien bonito, claro), pero cuando fui a comprar la cuerda, entonces vi las luces y pensé que no podían faltar. Y luego, cuando fui a comprar la cartulina, vi la goma eva con purpurina verde y no me pude resistir porque entonces sí que casi formé en mi cabeza la imagen definitiva de cómo ha quedado.

Afortunadamente conté con la ayuda de mi hermana para darle los últimos retoques, las últimas pinceladas de diseño para que quedara como lo ves hoy. Y es que, desde que he empezado este camino, muchas veces me gustaría tener a alguien al lado con quien compartir mis avances o mis frustraciones, ¡que no son pocas! Porque no quiero que se me quede nada en el tintero, quiero darte lo mejor de mí y quiero que disfrutes y aprendas leyéndome.  

La ironía es que yo ya pensaba hace tiempo que querría algún día montar un reto fotográfico, y pensaba que sería mucho más fácil saber los temas con antelación para conseguir las fotos que yo quería, pero uff, ¡es más fácil participar que organizarlo! Sin embargo, me encantan los retos, valga la redundancia, y preparando éste me lo estoy pasando genial, estoy ya pensando en que te levantarás cada día pensando en mi correo para ver cuál es el tema del día. Y yo podré ir viendo qué se os ocurre a cada una cada día, y sólo por eso merecerá la pena todo el esfuerzo que estoy haciendo.

Y hoy no me extiendo más, porque todavía debo darle las últimas pinceladas a este reto que he preparado con tantísima ilusión. ¡Espero que lo disfrutes igual que yo!

Recuerda apuntarte para recibir un correo diario con el tema del día a fotografiar. 

Y si no eres suscriptora de mi blog, pero te gusta lo que lees y quieres recibir avisos cada vez que tenga algo importante que decir, apúntate aquí.

¡Un abrazo y gracias por acompañarme!

Por dónde recortar

POR DÓNDE RECORTAR UNA FOTO

O lo que en fotografía se llama “planos fotográficos”

Desde hace tiempo he recibido varias veces la pregunta de por dónde recortar una foto en un retrato. Os he dado la respuesta de que, por norma general, no debemos cortar por las articulaciones, pero entiendo que es una respuesta demasiado corta para un tema tan amplio. Así que hoy voy a tratarlo en profundidad para que podáis ponerle verdadera conciencia a por dónde recortar en una foto. 

Te irás dando cuenta de que, conforme vamos avanzando en los distintos planos, nos vamos acercando más al sujeto, por lo que el grado de intimidad que transmitimos en nuestra fotografía va aumentando. 

PLANO GENERAL

En este plano, el sujeto aparece de cuerpo entero. No hay cortes en ninguna parte de su cuerpo. 

Se pueden reconocer todos los detalles y características del sujeto y, además, tenemos algo de información sobre el sitio en el que se encuentra (se ve algo del fondo). 

La foto que encabeza este artículo es representativa del plano general. 

 

PLANO 3/4 O PLANO AMERICANO

Este plano se llama así porque proviene del cine. En las películas de género Western se necesitaba que aparecieran en el plano tanto las cartucheras como las pistolas, por lo que se creó este plano en el que se recortaba por los muslos. 

Con este plano focalizamos la atención en el rostro y la figura del sujeto, así que es un plano muy popular en las fotografías en las que tenemos a varias personas interactuando. 

 
PLANO MEDIO O DE CINTURA

Cuando fotografiamos a nuestro sujeto desde la cabeza hasta la cintura, usamos el plano medio o de cintura. 

 
PLANO MEDIO CORTO O PLANO BUSTO

En este tipo de plano aparece nuestro sujeto encuadrado de cabeza a mitad de pecho aproximadamente. 

Al estar ya tan cerca de nuestro sujeto, nuestra atención está plenamente centrada en él y no podemos saber en qué situación se encuentra, especialmente si hacemos la foto en vertical. 

 
PRIMER PLANO

Cada vez nos acercamos más a nuestro sujeto. Ahora ya sólo aparecen la cabeza y los hombros. 

Con este plano se realzan los rasgos del rostro, la mirada, la expresión… Nos centramos en el rostro propiamente y la mirada nos atrapa. 

 
PRIMERÍSIMO PLANO

En el primerísimo plano la cara rellena el encuadre por completo, por lo que nuestra mirada no se pierde en el fondo de la imagen. Estamos ya tan cerca del sujeto que el grado de intimidad es extremo, llevándonos a suponer lo que piensa o siente el sujeto. 

Se suele encuadrar desde el inicio de la cabeza hasta la barbilla aproximadamente. 

 
PLANO DETALLE

Este es el último de los planos con el que podemos fotografiar a un sujeto. En este plano ya sólo vemos algún detalle de nuestro sujeto y, a su vez, podremos buscar qué detalles tiene la parte del cuerpo que hemos elegido fotografiar. 

En el caso de las manos podremos ver las uñas, las venas o las líneas que recorren las manos. En el caso del ojo que vemos abajo podemos ver que ese ojo estaba observando una playa en la que había una persona paseando y una fotógrafa fotografiando (adivináis quién, ¿no?)

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece que te informe cada vez que escribo un nuevo artículo, recuerda que puedes suscribirte aquí a mi blog. 

¡Un abrazo y gracias por acompañarme! 

Marta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies