Monthly Archives:

enero 2018

Cómo hacer fotos de grupo

¿QUÉ HAY QUE TENER EN CUENTA PARA HACER FOTOS DE GRUPO?

Tanto en mi familia como en mi grupo de amigos tenemos la costumbre de hacernos una foto de grupo cada vez que nos vemos. Aunque individualmente sí que nos vemos con cierta frecuencia, el grupo al completo solo nos solemos reunir una o dos veces al año. Una de ellas suele coincidir en navidades, así que ya se ha convertido en tradición el hacernos una foto de grupo. 

Para conseguir una buena foto de grupo, debemos tener en cuenta varios factores: acordarnos, dónde hacemos la foto, cuándo la hacemos, qué tipo de luz es la más adecuada, etc. Y yo quiero ponértelo fácil para que puedas instaurar esta tradición en tu familia o grupo de amigos, así que hoy hablo sobre cada punto a tener en cuenta para hacer fotos de grupo. 

¿Cómo conseguimos mantener la tradición?

Está claro que cuando llevas mucho tiempo haciendo algo, es fácil que no se te olvide. Por ejemplo, todas las mañanas (o la noche anterior) nos acordamos de hacer la comida, está incluido en nuestra rutina. En mi caso, el hacernos fotos grupales de familia y de amigos también se ha convertido en rutina y, en cuanto alguien dice: ¿y cuándo nos vamos a hacer la foto este año? nos ponemos de acuerdo qué momento será el más adecuado (a veces es: ¡ahora!) y así ya vamos todos peinados y sin pijama (en navidades nos juntamos en casa de mis padres y dormimos varios allí, por eso es fácil que cuando se saque el tema haya alguien que prefiera no hacerse la foto en el momento :-)). 

¿Dónde hacemos la foto de grupo?

Debemos buscar un sitio donde quepamos todos los que estamos presentes y que tenga pocas distracciones. Quizás estamos tentados a hacer la foto justo después de comer, aprovechando que estamos todos sentados a la mesa, nos juntamos en un lado y hacemos la foto. Pero así es muy probable que salgan en primer plano botellas, vasos y platos vacíos, lo cual no queda bonito y puede incluso llegar a tapar a alguien. 

Por lo tanto, debemos buscar alguna estancia donde se vea al grupo entero sin que los elementos de alrededor le resten protagonismo. Y si hace falta quitar una planta de una mesa, o mover el sofá de sitio, se hace. 

Y si tenemos la suerte de estar en una casa con un terreno con árboles o plantas, lo ideal sería aprovecharlo.  

¿Cuándo hacemos la foto de grupo?

Cuando estemos todos es la respuesta fundamental. Si sabemos que solo vamos a tener un momento en el que vayamos a estar todos, debemos aprovecharlo, incluso avisarnos previamente al encuentro de que, en cuanto lleguemos todos, habrá foto de grupo. Y si tú eres la fotógrafa, puedes hasta dejar el escenario preparado para que la foto de grupo sea un momento muy rápido. Si vamos a tener varios días para hacer la foto de grupo, te sugiero que acordéis el momento que mejor os venga a todos. Y normalmente, cuanto antes, mejor, así no hay imprevistos de última hora. 

En el caso de poder elegir el momento para la foto, es más fácil conseguir una buena foto de día aprovechando la luz natural que de noche con flash. 

¿Qué tipo de luz usamos para nuestra foto de grupo?

Debemos usar la luz más homogénea posible, es decir, que no cree contrastes en las caras del grupo. 

En exterior, lo ideal sería buscar una zona donde no dé el sol directo, porque molesta y hace que guiñemos los ojos. Tampoco nos interesa que haya agujeros de luz filtrándose sobre unas caras sí y otras no, puesto que las zonas a las que les llega la luz filtrada quedarían demasiado iluminadas y las otras zonas quedarían demasiado en sombra. Encontrar un sitio en sombra sería lo ideal. 

En interior, si es de día, podemos situar a todo el grupo frente a una ventana para que la luz les dé de forma frontal. Si les diera de forma lateral, se crearían sombras en la parte de la cara más alejada de la luz y, al ser foto de grupo, seguro que alguien queda completamente en sombra, lo que no queda bonito. 

En interior de noche, casi seguro que nos vemos obligadas a usar flash. El flash directo dispara una luz dura, que suele generar sombras muy marcadas y que no suelen quedar bien. Si tienes un flash externo, otro día te hablaré de cómo rebotar la luz para conseguir una luz más suave. Pero como sé que es un artilugio que no suele tener la gente, con este párrafo sólo pretendo informarte de cómo es la luz que genera el flash y decirte que yo prefiero usarlo a quedarme sin foto de grupo. 

¿Qué material necesito para la foto de grupo?

Como es una foto de grupo, ¡TÚ debes salir también! Así que hay que conseguir dejar la cámara en un sitio estable y recto. Un trípode aquí será tu mejor aliado, porque podrás elegir la altura y la posición que desees. Pero si no tienes trípode, quizás puedas encontrar un hueco en una estantería o sobre el mueble de la tele donde situar tu cámara. O puedes poner una silla sobre una mesa para situar la cámara a una buena altura. 

Recuerda que es fundamental comprobar que la cámara va a estar estable y no se va a caer al mínimo movimiento cuando la dejes sola. No queremos que un momento agradable se convierta en un momento para olvidar. Y te cuento esto por experiencia, que una vez dejé la cámara mal dejada sobre una silla y, en cuanto me aparté para colocarme frente a ella, la cámara cayó al suelo rompiéndose el objetivo. 

¿Cómo puedo configurar la cámara en modo manual? 

Si te apetece jugar un poco con los ajustes de tu cámara, te explico de qué valores puedes partir. 

Al tratarse de una foto de grupo, nos interesa que todos salgan enfocados, para eso necesitamos una profundidad de campo amplia. Ésta se consigue con aperturas de diafragma medias, a partir de un valor f 4.5 o 5. 

También queremos que no haya movimiento en la foto, que no salgan movidos los participantes, por eso necesitaremos una velocidad de disparo alta. Podremos usar una velocidad a partir de 1/125. 

¿Te apetece probar todos estos consejos en tus fotos de grupo? ¿Tienes alguna recomendación más a la hora de hacer tus fotos de grupo? Me encantará que me cuentes en comentarios. 

¡¡Un fuerte abrazo y gracias por acompañarme!! 

Marta

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece que te informe cada vez que escribo un nuevo artículo, recuerda que puedes suscribirte aquí a mi blog. 

Imprimir fotos

¿IMPRIMES TUS FOTOS?

Ya te contaba en un artículo anterior que, hace poco, imprimí las 365 fotos que había hecho en mi proyecto 365 de hace más de dos años. Cuando veo el libro con todas las fotos en mi estantería, me invade una sensación de orgullo y satisfacción personal por haber terminado ese gran proyecto. 

Si fuiste de las que me seguiste en el reto de adviento, ¿qué vas a hacer con las 24 fotografías? Te pregunto esto porque parece que, muchas veces, la fotografía solo es coger la cámara y disparar, pero no, deberíamos ir más allá y guardar e imprimir las fotos con el mismo cariño con el que las hicimos. 

Aunque seguro que ya tienes alguna idea sobre lo que podrías hacer con tus fotos, te voy a decir lo que yo hago con las mías, y lo que no hago también 😉 por si te sirve de inspiración y aprendizaje. 

LIBROS

El proyecto 365 lo imprimí en un libro de fotos. Y realmente es como si fuera un libro con portada dura. Para estas fotos, me decidí por hacer un libro porque quería que las páginas fueran finas. Además, no me importaba que no se viera bien la zona central donde se pegan unas páginas con las otras, puesto que dejé márgenes alrededor de cada foto. 

Usé la web de Blurb, porque me permitía seleccionar de Instagram las fotos que quería. Aunque tardé un buen rato porque eran muchas fotos, si tienes menos, el proceso es bastante rápido y fácil: puedes ir seleccionando mes a mes (de publicación) las que quieres y el programa te da la opción de maquetarlas automáticamente por fecha de antigüedad en el libro. 

ÁLBUMES

En la misma estantería donde tengo el libro del proyecto 365, tengo varios álbumes de fotos, uno por cada año desde 2007 hasta 2012. Bueno, de 2011 tengo dos álbumes, parece que hice muchas fotos 🙂 Y en 2013 llegó Emma y mi tiempo no me dio para seguir preparando álbumes, pero este año me encantaría sacar alguno más. 

Los álbumes no solo sirven para volver a ver las fotos y rememorar viajes y anécdotas, sino que me sirven como guía y memoria temporal. A veces, viene alguien a casa y nos ponemos a hablar de algún viaje o de algo que nos pasó. Y puede surgir la pregunta de: ¿y esto en qué año fue? Así que en lugar de tener que ir al ordenador, puedo irme al álbum que yo creo que es a buscar si estoy en lo cierto. También nos ha sucedido que alguien nos ha preguntado que qué vimos en tal ciudad, o cuántos días estuvimos, y los álbumes (en los que anoto sitios visitados y en qué fechas) me sirven de guía para ayudar.  

Mis álbumes personales los he hecho con Hofmann. Seguro que has oído hablar de esta plataforma de creación de productos fotográficos. Mi preferencia con este programa es hacer álbumes digitales porque tienen las páginas se abren completamente y porque tienen un grosor a prueba de niños (no como los libros, que en cualquier despiste se puede romper una página). 

DECORACIÓN MURAL

En mi casa tengo una pared destinada a llenarla con un producto fotográfico que se llama foam, que es la impresión de la foto montada sobre cartón pluma, de modo que la foto en sí misma es ya el marco. Al menos los que ofrece la web de Climent, llevan ya un sistema incorporado para colgarlos en la pared una vez tengas el clavo, lo cual a mí me parece verdaderamente cómodo. Además, dentro de todos los productos fotográficos que se pueden colgar, es de los más baratos que hay.  

En uno de mis viajes a Alemania vi una tienda que tenía una pared llena de varios foams y quedaba muy original, además de que invitaba a quedarse mirando las fotos una por una. 

A pesar de que tengo muchas ganas de llenar mi pared, ¡no tengo ni 10 foams colgados! Realmente me cuesta elegir las fotos a imprimir y no tengo una rutina cogida de seleccionar mi favorita tras un viaje, ni tener una carpeta donde almacenar todas las fotos que quiero imprimir, por lo que cuando me digo: de hoy no pasa, son tantas las fotos que quiero revisar, que me vuelve a entrar la pereza y vuelvo a posponer la tarea. 

IMPRESIONES

Quizás lo más sencillo y rápido para decorar algún espacio sea imprimir fotos, buscarles un marco y colgarlas o posarlas sobre una superficie. Yo tengo en mi casa tres marcos multifoto, en los que puedo meter varias fotos en formatos horizontales y verticales. A decir verdad, dos están colgados y llenos con fotos (uno de ellos lo colgué y luego tardé un año en seleccionar las fotos…) y el otro está sin colgar y a la espera de terminar de llenarlo. Ya os dije que os contaría lo que hago, y lo que no, y decorar mi casa rápidamente está dentro de las cosas que no hago. 

Aparte de buscar marcos para las fotos, se ha puesto de moda colgar las fotos con pinzas de un cordel. Y esto es algo que llevo dos años queriendo hacer en la casa donde veraneamos, pero va lento. Hace dos años hice la selección de las fotos y hace tres meses las imprimí XD.  Gracias al reto de adviento también tengo las pinzas, así que yo creo, espero, que de este verano no pasa. 

CALENDARIOS

Parece que no veo de dónde sacar el tiempo para sacar productos fotográficos para mí, sin embargo, cuando es para los demás, ¡lo consigo! Por ejemplo, a mi suegra y a mi cuñada les regalo todas las navidades un calendario donde hago una recopilación con las mejores fotos del año. Es cierto que lleva mucho menos tiempo que un álbum, pero me entretengo en comprobar que no se repita ninguna, o casi ninguna foto, en sus calendarios. Y pongo una foto en el día del cumpleaños de cada miembro de la familia (este año se me olvidó poner la foto de mi hija menor en el calendario de mi cuñada, ¡espero que me lo perdone!)

Lo que más dedicación me lleva con los calendarios es tener la constancia de hacer fotos en cada visita. De este modo, consigo tener al menos dos o tres fotos de cada mes aptas para imprimir en el calendario. 

Mi experiencia me dice que tendemos a dejar pasar el tiempo a la hora de hacer cosas poco rutinarias, o cosas que nos dan algo de pereza, aunque sepamos que el resultado merece la pena, como hacer deporte. Aplicándolo al campo de la fotografía, a todos nos gusta ver fotografías impresas, ¡pero nos cuesta un montón! Ojalá a ti no te pase y seas de las que enseguida imprime sus fotografías preferidas. ¿Me cuentas en comentarios cuál es tu caso y si tienes tu casa llena de fotos

¡¡Un fuerte abrazo y gracias por acompañarme!! 

Marta

Quiero destacar que las páginas que nombro no son enlaces patrocinados ni afiliados, solo he querido hablar de mi experiencia personal a la hora de imprimir fotografías. 

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece que te informe cada vez que escribo un nuevo artículo, recuerda que puedes suscribirte aquí a mi blog. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies