Lo que aprendí con Entre Fotos y Relatos en Agosto

Durante el juego Entre Fotos y Relatos en Agosto me habéis escrito muchas diciendo que os lo habéis pasado bien, que habéis aprendido cosas. Y yo, además de disfrutar muchísimo haciéndome autorretratos, también he aprendido varias cosas que me apetece compartir contigo, para que veas que yo también he tenido mis momentos de bajón durante el juego, porque todos tenemos momentos de mayor y menor creatividad y perfeccionismo:

ME CUESTA TERMINAR LAS COSAS. Cada día del reto yo te escribía un email. Seguro que sabes que estaba programado, porque yo a las 7 de la mañana no me he levantado ni un solo día este verano 🙂 Bueno, pues cuando me puse a programar esos correos me dejé los últimos dos días por escribir, en parte porque quería escribirlos más cerca del fin del juego, y en mayor parte porque cuando veo que estoy a punto de terminar algo, ¡lo dejo a medias! 

También me pasa en otras facetas de mi vida, por ejemplo, cuando voy a comprar algún vuelo: miro bien todas las posibilidades, compruebo fechas, destinos, etc. Y cuando ya tengo la que parece la mejor opción, en lugar de comprarlo, ¡espero! Quizás porque pienso que bajará de precio o porque igual nos sale algún plan que nos impida ir… Pero lo normal es que termine comprando esos vuelos que ya tenía mirados y encima algo más caros y dedicándole más tiempo todavía al inicialmente previsto. Últimamente ya me veo venir e intento ir cerrando las cosas conforme las voy haciendo. 

ME CUESTA PUBLICAR. A veces pienso demasiado si publicar mis fotos en instagram o no. Cuando esto pasa, normalmente no publico, a no ser que de verdad tenga un motivo de “fuerza mayor”, como el juego de agosto. Detrás de esto se esconde el miedo a no ser suficiente, el miedo a mostrarme tal y como soy, a mostrar lo que me gusta. 

HECHO ANTES QUE PERFECTO. Detrás de los puntos anteriores lo que hay es búsqueda de perfección: quiero escribiros el email con el mejor texto posible (por supuesto sin faltas de ortografía), quiero comprar los vuelos más baratos y/o a la mejor hora y/o al mejor destino posibles, quiero publicar solo aquello que me parezca perfecto, cuando lo verdaderamente importante, dentro de unos mínimos, es hacer las cosas.

YO NO SOY PERFECCIONISTA (zasca de la vida para mí). Durante 34 años he negado rotundamente ser perfeccionista. Y cuál es mi sorpresa cuando empiezo mi camino profesional en la fotografía que sí que busco mi perfección. Y cuanto más avanzo, más me doy cuenta de que intento ser perfecta en muchos aspectos, ¡y esto no es posible! Cada día durante el juego de agosto intentaba tener la mejor foto (para mí, claro, que cada persona tiene un gusto distinto). Lo bueno es que, al estar obligada a publicar cada día, he vencido la perfección, he cerrado los ojos y le he dado al botón de publicar. Y, curiosamente, a veces mis fotos han tenido mejor acogida de la que yo me esperaba. 

Y ahora que lees estas líneas quizás te preguntes si me cuesta también escribir por aquí. Y te digo que sí, que quiero escribir sobre temas interesantes para ti, por lo que si me cuentas sobre qué te gustaría que hablara, sería un poquito más fácil para mí sentarme frente al documento en blanco 🙂

Por último, te dejo con mis 31 autorretratos para el reto de agosto. 

Los temas fueron: agua, rocas, sombrero, fruta, pelota, palmera, abanico, refresco, castillo, piscina, siesta, sombra, azul, bicho, playa, pie, salpicar, atardecer, buceo, amigos, gafas de sol, reloj, periódico, vestido, helado, hielo, toalla, chanclas, bikini, libro, fin. 

Si quieres saber por qué aparezco en casi todas con vestido, puedes averiguarlo en este otro artículo

Un abrazo y ¡gracias por acompañarme!

Marta