Monthly Archives:

febrero 2019

Excursiones desde La Haya

Quizás te preguntes por qué, en nuestro caso, elegimos La Haya como el sitio central desde el que desplazarnos. Y el motivo no es otro que allí teníamos alojamiento pagado 🙂 porque una buena amiga vive allí y tiene una casa preciosísima donde nos podíamos alojar los cuatro. En este artículo hablé sobre lo que hicimos en la propia ciudad de La Haya.

Nosotros estuvimos fuera 8 días, de los cuales 2 los invertimos en ir y en volver. Por supuesto que se pueden hacer muchas más cosas, pero nosotros somos de viajar despacio, de ir a parques, de dormir hasta que las niñas nos dejen y de descansar cuando y donde haga falta.

Madurodam

El parque Madurodam es una ciudad en miniatura donde se encuentran las réplicas de los sitios más importantes de Holanda. Está en la misma ciudad de La Haya y puedes emplear un día entero en visitarlo si te gusta ir a ritmo de niño. No solo hay edificios representados por réplicas, sino también trenes, aviones y coches que se mueven, esclusas, una bomba de agua, una fábrica de zuecos holandeses… Y muchas de estas miniaturas están hechas de modo que los niños puedan experimentar con ellas.

En este artículo puedes leer nuestra experiencia completa allí.

Madurodam, La Haya, Marta Ahijado

Linnaueshof

Linnaueshof es el mayor parque infantil de Europa, se encuentra a una hora y cuarto aproximadamente tanto desde La Haya como desde Ámsterdam en transporte público.  Tiene muchísimas atracciones y absolutamente TODAS funcionan gracias al impulso, la fuerza y la habilidad de los niños. No hay motores, solo cuerdas, pedales, poleas y manivelas para accionar el movimiento de las distintas atracciones. Éstas están divididas en secciones según su dificultad, de modo que puedes seleccionar a qué zona ir en función de la edad de tus niños.

Edu y yo recordamos este viaje como uno de los mejores que hemos hecho y pasar el día en Linnaueshof quizá haya sido la mejor experiencia de toda nuestra estancia allí. ¡Para los cuatro! Puedes leer nuestra experiencia completa aquí.

Tiovivo en Linnaueshof

Porque además, los adultos, nos podemos montar en ¡¡TODO!! O por lo menos, en todo aquello que quepamos. Y, a mí, lo de volver a ser niña de vez en cuando ¡me encanta!

Triciclo en Linnaueshof

Haarlem

Haarlem es una ciudad que se encuentra a unos 35 minutos en tren desde La Haya. Como ves, yo las distancias las mido en transporte público porque allí está todo muy bien conectado.

El centro de la ciudad es bastante pequeñito y bonito, con edificios típicos holandeses, algún canal y calles empedradas. Yendo hacia las afueras encontramos mucha zona verde y hasta una playa en un lago, donde Emma y Ana no dudaron en bañarse. Nosotros alquilamos una bici nada más llegar a Haarlem porque tiene el tamaño perfecto para recorrerla en este medio de transporte.

Debido a su cercanía a Ámsterdam (15 minutos en transporte público al centro de la ciudad o 40 minutos al aeropuerto), Haarlem es una opción muy buena donde alojarse ya que los hoteles son más baratos que en la capital y es una ciudad mucho más tranquila.

Pronto podrás leer nuestra experiencia completa en esta ciudad también, en cuanto tenga el artículo escrito.

La foto que encabeza este artículo es de las afueras de Haarlem.

Bakfiest en Haarlem, Marta Ahijado

Delft

Es una pequeña ciudad que se encuentra a tan solo 15 minutos en tranvía desde La Haya. Recuerda muchísimo a Ámsterdam por sus edificios y canales, así que si quieres una versión menos turística de la capital, esta es una muy buena opción.

Delft, Marta Ahijado

Ámsterdam

¡Cómo no ir a la capital de Holanda estando allí! Nosotros no fuimos esta vez porque ya habíamos estado en una visita anterior y preferíamos ir a sitios con menos turistas. Pero está claro que es visita obligada, aunque sea un rato para sentir el bullicio, esquivar bicis e incluso ver cómo aparcan los coches al borde del canal (sin valla que los separe).

Aquí dos ejemplos de lo turística que es esta ciudad. En el primer caso, son las letras de I am Amsterdam, delante del museo Van Gogh. Este viaje lo hicimos nosotros en marzo de 2016 y, a pesar de que hacía frío, era imposible conseguir una foto en la que se pudieran ver las letras. En el segundo caso, estamos delante de un canal y, de tanta gente que había, ni se daban cuenta de que nos queríamos hacer una foto y pasaban por medio.

Ámsterdam, Marta Ahijado
Ámsterdam, Marta Ahijado
Ámsterdam, Marta Ahijado

Keukenhof

Es un parque de flores de 32 hectáreas. Si Holanda es el país de los tulipanes, Keukenhof es el lugar donde puedes ir a ver todo tipo de ellos. Sin embargo, como depende de la floración de los tulipanes, sólo abre dos meses al año. En este año 2019, está abierto desde el 21 de marzo al 19 de mayo. Nosotros no pudimos ir porque fuimos a finales de mayo, pero lo tengo anotado como visita obligada para una próxima vez.

Puedes encontrar toda la información en español en este enlace, incluyendo la compra anticipada de entradas para evitar colas.

Está situado a 1 h y 45 minutos de La Haya y a hora y media de Ámsterdam.

Efteling

Aunque se tarda 2 h tanto desde La Haya como desde Ámsterdam y nosotros no hayamos estado (preferimos que Ana sea algo mayor para ir a un sitio así), he decidido incluir este parque temático porque quien ha ido dice que no tiene nada que envidiar a los de Disney y, por lo tanto, es una pasada para los niños. Este parque de atracciones es el más grande de los Países Bajos y uno de los más antiguos del mundo, ya que lleva abierto desde 1952.

Está construido en medio de la naturaleza y cuida mucho todos los detalles. El tema principal de este parque es el mundo de las hadas y existe la opción de quedarse allí a dormir para poder aprovechar más el parque. Puedes encontrar toda la información aquí (en español no está, sólo inglés, alemán, holandés o francés), tienen hasta una app donde te dice las atracciones que hay y puedes marcar tus favoritas para no olvidarte de ninguna.

Si has ido allí, ¿te apetece contarme tu experiencia a ver si me animo a ir? 😉

Hasta aquí lo que puedo contarte de nuestro viaje a Holanda. Uno de mis propósitos es viajar mínimo una vez al extranjero al año y, como me gusta contar mis experiencias, seguiré informando por aquí sobre dónde vamos y qué visitamos, por si te facilita tu viaje. Y, por supuesto, si hay algún sitio que crees que no me puedo perder o vives en el extranjero y quieres que me desplace hasta allí para hacerte un reportaje de fotos, dímelo, a ver si mi próximo destino es el que tú me recomiendas o donde tú vives 😉 ¡Que a mí me encantan los retos y las nuevas experiencias!

¡Un abrazo y gracias por acompañarme!

Marta

Puedes suscribirte a mi blog y así te mantendré informada sobre artículos que escribo, sorteos, promociones o juegos que te puedan interesar.

Excursión a Linnaueshof, Holanda

Linnaueshof es el mayor parque infantil de Europa y se encuentra en Holanda, a una hora y cuarto aproximadamente tanto desde La Haya como desde Amsterdam en transporte público.  Tiene muchísimas atracciones y absolutamente TODAS funcionan gracias al impulso, la fuerza y la habilidad de los niños. No hay motores, solo cuerdas, pedales, poleas y manivelas para accionar el movimiento de las distintas atracciones. Éstas están divididas en secciones según su dificultad, de modo que puedes seleccionar a qué zona ir en función de la edad de tus niños.

Me sorprendió el que no hubiera apenas personal en el parque. Pero claro, al ser atracciones que podían poner los niños en funcionamiento, no requerían de la presencia obligada de un adulto. En cuanto a los turnos y el orden de subir y bajar a las atracciones, no tuvimos problema. Por ejemplo, una vez Ana se acercó a un tiovivo donde estaban unos niños algo mayores girando a bastante velocidad. Al ver a Ana hacer señas para montarse, lo pararon y la dejaron subir. Cuando Ana quiso bajar, bastó con que yo dijera un stop para que volvieran a parar el tiovivo.

Tiovivo en Linnaueshof

CÓMO LLEGAR

En la web tienes un apartado para saber cómo llegar. En Holanda el transporte público funciona muy bien y hay buena combinación hasta para llegar a un sitio que se encuentra alejado de las principales ciudades.

Este parque, al ser todo exterior, está abierto más o menos entre marzo y octubre. Si tienes interés en ir, consulta la web para saber días de apertura y horarios.

Salida Linnaueshof

PRECIO DE LA ENTRADA

La entrada cuesta 13 euros a partir de los 2 años de edad. O 12 euros si la compras online.

Puede parecer extraño que tengan que pagar los niños desde los 2 años, pero es que es cierto que hay muchas cosas donde ya los niños de esa edad se pueden montar. A Ana sólo le quedaban unos días para cumplirlos y disfrutó muchísimo.

LA ZONA PARA NIÑOS MÁS PEQUEÑOS

Tenía varias casitas, toboganes, columpios, un arenero y hasta el típico tiovivo chiquitín que hay en centros comerciales al que hay que echar la moneda para que funcione, pero éste solo necesitaba el empuje de otro niño o adulto para que diera vueltas.

Tiovivo en Linnaueshof
Tobogán en Linnaueshof
Columpio en Linnaueshof
Casitas en Linnaueshof

Los adultos podíamos estar siempre al lado de los niños y montarnos en todo, ¡al menos en todo lo que cupiéramos!

Triciclo en Linnaueshof
Triciclo en Linnaueshof

Esta zona para más pequeños estaba delimitada por una valla y unos arbolitos y, cada cierto tiempo, pasaba un tren rodeándola. En el tren también se podían montar los niños, aunque éste sí que se movía con motor y lo conducía un adulto.

COCHES DE CHOQUE

Eran una versión bastante distinta a los que conocemos de las ferias, pero cumplían la función. Había que girar las manivelas, si girabas más rápido con la manivela derecha, ibas hacia la derecha, si girabas más rápido con la izquierda, ibas hacia la izquierda; y si igualabas la rapidez, ibas recto. Para ir marcha atrás, simplemente había que girar hacia atrás. Para Emma (casi 5 años) fue bastante frustrante porque no conseguía pillarles el truco.

Coches en Linnaueshof
Colchonetas en Linnaueshof

COLCHONETAS

En un parque como éste, no podían faltar las colchonetas: tanto esta que ves en la imagen como las típicas negras que hay en ferias y en Decathlon 😉

ZONA DE ESCALADA

Había un lago donde podías coger una barca a pedales y dar vueltas por él. En esta zona también había una chica que ayudaba a que los niños se montaran y bajaran de las barcas, además de amarrarlas a la orilla. En medio del lago había una especie de isla a la que podías acceder por dos puentes colgantes. Los puentes colgantes te dejaban a unos 3 metros de altura de la isla, a la que podías bajar por un tobogán. Y para volver a subir, podías elegir escaleras o esta zona tan chula de escalada con cuerdas que se ve en la foto.

Trepar en Linnaueshof
Puente en Linnaueshof

CAÍDA LIBRE

Esta atracción les gustó mucho a Emma y Ana. A priori podía parecer que les iba a dar miedo porque bajaría muy deprisa, pero como todas las demás, era una atracción perfectamente apta para los niños. Para poder subir había que tirar de una cuerda y, para bajar, solo había que soltar. Y no había que tener mucha fuerza para lograr subir hasta arriba, a Emma le faltaba poco para conseguirlo, igual si hubiese tenido al lado a otro niño en lugar de a su padre, lo habría conseguido. Para Emma y Ana fue un flipe poder subir tanto y ver todo el parque desde lo alto.

Caída libre en Linnaueshof
Caída libre en Linnaueshof

COLUMPIOS

Había varios tipos de columpios por todo Linnaueshof, incluso dobles en los que Edu y yo (con los pantalones empapados de Emma en la cabeza para que se secaran y para refrescarme) pudimos descansar un rato mientras ellas jugaban cerca.

Columpio en Linnaueshof
Selfie en Linnaueshof
Columpio en Linnaueshof

HUMOR AMARILLO

¿Veías el programa de Humor Amarillo, ese en el que unos ¿chinos?… dejémoslo en asiáticos, tenían que pasar varias pruebas y solían terminar llenos de barro? A mí me gustaba mucho verlo y he oído que en algunos sitios de España se puede participar en una actividad parecida, pero nunca lo he probado. Allí en Linnaueshof encontramos esta especie de prueba a la que bautizamos como Humor Amarillo. Tenía hasta un contador con dos pulsadores: uno al comenzar y otro al terminar, para que supieses cuánto tiempo habías tardado en realizar la prueba. Fue una experiencia divertida para Edu y para mí.

Humor amarillo en Linnaueshof
Humor amarillo en Linnaueshof
Humor amarillo en Linnaueshof
Humor amarillo en Linnaueshof

ZONA ACUÁTICA

Hizo muchísimo calor el día que fuimos a Linnaueshof, sin embargo, la previsión del tiempo no había sido tan buena y nosotros no fuimos nada preparados para tanto calor, y menos con bañadores y toallas, por lo que nos quedamos sin poder entrar a la zona acuática que tan buena pinta tenía.

 

EL TRONCOMÓVIL

¿Te acuerdas de los Picapiedra y de su Troncomóvil? Si alguna vez has tenido ilusión por montarte en uno, ¡¡ve a Linnaueshof!! Allí hay varios troncomóviles esperándote para que des una vuelta aérea por el parque. Y te sentirás casi como Pedro y Pablo, solo que en lugar de tener que correr, tendrás que pedalear, ¡y mucho!

Coche Picapiedra en Linnaueshof

LA ATRACCIÓN ESTRELLA

Yo no sé si será así para todos los niños, pero para nosotros desde luego lo fue. Esta atracción eran seis toboganes largos juntos, como los que hay en los parques acuáticos, pero en lugar de agua, te ofrecían esterillas para deslizarte. No sé cuántas veces nos tiramos, pero te puedo asegurar que hicimos piernas porque había que subir andando varios escalones, y yo solía tener que llevar a Ana a cuestas porque, en primer lugar, se cansaba y, en segundo lugar, porque Emma tenía tantas ganas de tirarse y repetir, que no quería ni esperar a que Ana subiera a su velocidad.

No tengo ni una foto de ella, pero tengo algo mejor, ¡un vídeo! Juzga tú misma si para ti también sería la atracción estrella de Linnaueshof.

¿QUIÉN DIRÍAS QUE SE LO PASÓ MEJOR? 

¿A que es una buena pregunta? Pasamos un día genial los cuatro, quizás la que mejor se lo pasó fue Emma porque estaba en la edad perfecta para disfrutar de un parque así, pero es que Edu y yo, entre que nos podíamos subir a todo y que las veíamos felices, estamos dispuestos a repetir con mucho gusto si volvemos para allá.

Espero que te haya gustado leer sobre Linnaueshof, este parque tan especial y tan bonito para los niños. A pesar de que me he extendido bastante, hay más atracciones en el parque. Nosotros no llegamos a probarlo todo, especialmente la zona para más mayores porque para Emma y Ana era aburrida ya que no podían hacer gran cosa. Fue una de las cosas que más me gustó, que, en la mayoría de los casos, era la propia capacidad de cada niño la que limitaba o permitía que subieran a una atracción. 

Y si quieres saber qué otras cosas se pueden hacer en Holanda con niños, permanece atenta porque aún me queda algo más que contar.

Un abrazo y ¡gracias por acompañarme!

Marta

Puedes suscribirte a mi blog y así te mantendré informada sobre artículos que escribo, sorteos, promociones o juegos que te puedan interesar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies