Monthly Archives:

enero 2020

Por qué no uso atrezo ni poses en las sesiones de recién nacido

Si has visto el tipo de fotografía de recién nacido que hago, verás que no uso atrezo ni poses: solo están el bebé, su mamá, papá y hermanos si tiene. Aquí te cuento por qué prefiero enfocar estas sesiones de este modo. 

 

Los bebés son perfectos tal y como son

Despiertos o dormidos. Encima de mamá y papá, o en la cuna o cama. Sonriendo, serenos o llorando. Perfectos. Siempre. 

Es precioso ver cómo cada bebé se acurruca de una forma distinta, muy probablemente buscando la posición que les era más cómoda dentro de la barriga. Por eso intervengo lo menos posible, porque me gusta la belleza de lo simple y lo natural. 

Los bebés deben estar con su mamá y su papá el mayor tiempo posible

Un bebé recién nacido acaba de salir de la barriga de su mamá, donde ha estado 9 meses. Ha estado en tan estrecho contacto con ella, que no entiende la vida sin mamá (y papá, aunque con él tarde un poquito más en crearse el vínculo a veces), por eso me gusta capturar la conexión que hay entre ellos, ver cómo mamá y papá cogen y miran a su bebé, lo acarician, lo huelen y admiran la obra de arte que han creado entre los dos. 

Soy una extraña para el bebé

Desde que nació mi hija pequeña, no dejaba que la cogiera cualquiera, ella sabía que yo era su mamá y exigía estar conmigo. Por eso sé que los bebés extrañan, yo no he estado en la familia durante el embarazo, no soy una voz conocida ni un olor habitual. Así que toco al bebé en muy contadas ocasiones y siempre con mucha delicadeza y acompañada de uno de sus padres. 

También soy una extraña para la familia, por eso en hora y media aproximadamente he llegado, he hecho las fotos y me he ido. Lo único que quiero con mi presencia es honrar ese maravilloso, único y especial momento que es el de estar dando la bienvenida a un recién nacido, para que tengáis el recuerdo para toda la vida.

Cuando crezca, reconocerás a tu hijo en el bebé que fue

Yo trato de capturar el mayor número de expresiones que hacen los bebés durante la sesión de fotos. Porque son únicas y reflejan su personalidad. Y porque también sé, por experiencia propia, que cuando crecen todavía conservan algunas de esas mismas expresiones. Y es muy bonito reconocer en tu hijo mayor al bebé que fue.

Y por todos estos motivos sólo busco naturalidad y conexión sin ningún tipo de atrezo en las sesiones de recién nacido. Si te ha llegado lo que yo te cuento y quieres tener fotos cuando llegue tu bebé, ¡reserva tu sesión conmigo!

Aquí tienes toda la información sobre mis sesiones de recién nacido, tanto en casa como en el hospital.

Si no te apetece depender de algoritmos o redes sociales para seguir leyendo mi contenido, puedes suscribirte aquí a mi blog y te mantendré actualizada periódicamente.

¿Cómo es una sesión de fotos conmigo?

En la imagen, barriga pintada por Colorehadas 

Igual llevas sin ponerte delante de una cámara profesional desde que te casaste. Y, si no te casaste, es posible que ¡toda la vida! O solo cuando eras pequeña y tienes un mal recuerdo de ello porque te pedían que no te movieras. 

Lo más normal será que estés insegura sobre si confiar en un fotógrafo para que os retrate como familia. Así que quiero contarte cómo es una sesión de fotos conmigo para que puedas terminar de confiar en mí y lanzarte a por tus fotos de familia. 

Soy una fotógrafa que busca conexión y emoción como parte de retratar un trocito de vuestra vida diaria y, para ello, solo tengo mi cámara y la luz natural que haya disponible en el momento, no uso flash ni ningún otro accesorio.

¿Qué pasa si estáis nerviosos?

Es completamente normal que te sientas /os sintáis nerviosos o raros delante de la cámara. Sin embargo, yo solo quiero fotografiaros mientras pasáis un tiempo en familia, por lo que os pediré que hagáis cosas que hacéis habitualmente en familia. 

¿Vais a tener que posar?

De algún modo, sí, pero seguro que se os da genial porque lo hacéis todos los días: estar de pie, estar sentados y estar tumbados. A partir de ahí, trabajaremos en la conexión: os pediré que os cojáis de la mano, que os abracéis, beséis o que os hagáis cosquillas.

También os pediré que caminéis juntos o saltéis, para ir alternando momentos más relajados con ratos de movimiento. 

Insistiré en que os miréis entre vosotros, que interactuéis. Porque mis sesiones van de capturar momentos reales que suceden en vuestra vida diaria. Solo alguna vez esporádica os pediré que miréis todos a cámara.

¿Qué pasa si los niños no colaboran?

A veces a los niños no les apetece soltarse de papá o mamá, o quieren correr todo el rato. Y todo estará bien, en el primer caso tendremos una sesión de fotos más íntima y relajada y, en el segundo, más movida; y en ambas habré captado la personalidad de vuestros hijos y la esencia de vuestra familia.

Espero que ya solo te quede una duda por resolver, que es ¿cuándo os pondréis delante de mi cámara? 🙂 ¡Reserva aquí tu sesión!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies