Varias cosas que he hecho por primera vez esta cuarentena (II)

Imagen de una planta de mi casa

Varias cosas que he hecho por primera vez durante esta cuarentena (II)

Como te decía en el artículo anterior, estoy teniendo días de todo: a veces me siento muy productiva y otras veces me gustaría avanzar en el tiempo para que haya terminado todo y hayamos vuelto a la normalidad de verdad (no a la "nueva" normalidad). No quiero pensar mucho, es decir, no me permito darle muchas vueltas a cuándo podré ver a mis amigos o a mi familia, o a cuándo podré volver a bailar en la academia. A veces me vienen las preguntas y me contesto: ya lo sabré con el tiempo. De algún modo, esto es como cuando estás en la recta final del embarazo: sabes que vas a tener a tu bebé, pero no sabes cuándo ni cómo. Pues un poco así es esto: sé que volveremos a poder salir todos a la calle, a trabajar, a bailar, a ver a la gente, pero ni sabemos cómo ni sabemos en qué condiciones. Así que solo queda pensar en el hoy y, en función de nuestras circunstancias, intentar disfrutarlo y sacar lo positivo.

El artículo anterior se me quedó corto en las cosas que nunca había hecho antes de esta cuarentena. ¡Aquí va la segunda parte!

He ayudado a mis hijas con las tareas del cole

Llega el lunes por la mañana, recibimos las tareas del cole. Para Ana, 3 años, son solo propuestas. Para Emma, 6 años, es recomendable que las haga. En general, son tareas que ya han hecho en el cole y, como ella dice: “esto está chupao”. Pero aún así, tengo que ir ayudándola a desgranar toda la información, a ir abriendo los vídeos que le proponen ver, a explicarle cómo funciona algún programa de juego… Reconozco que, en nuestro caso, no son muchas cosas y, conforme van pasando las semanas, me está siendo más fácil organizarlo, pero las dos o tres primeras semanas para mí era un caos.

Lo que le sugerí a Emma al “comenzar” este tercer trimestre, fue hacer las tareas de forma oral (las que se podían), en parte porque no hemos podido imprimir nada y en parte porque así va más rápido y tiene más tiempo para jugar con su hermana, que es lo que a ella de verdad le apetece. Ella misma me ha confesado que sí le gusta hacer tareas pero lo que quiere es hacerlas en el cole, no en casa. Y la entiendo. Seguro que a más de un adulto le ha pasado lo mismo con el teletrabajo, que le gusta, pero que prefiere hacerlo en la oficina con sus compañeros y su verdadero ambiente.

He tenido clases online de baile

La verdad es que esto nunca pensé que lo haría. Cuando empezó la cuarentena, bailaba todos los días a mi bola en casa. Lo necesitaba para dejar de darle demasiadas vueltas a todo, para mantenerme en forma y para sentirme mejor. ¡Lo que no esperaba es que los profes de la academia iban a organizarse para dar clases online! Las dan a través de directos de Instagram. Al principio parecía un poco raro, sobre todo porque yo estoy acostumbrada a bailar detrás de la profe y no viéndola de frente. Pero enseguida me acostumbré y disfruto mucho de las clases. Nos enseñan coreografías cortas porque obviamente es más difícil enseñar a través de una pantalla que presencial, pero a mí me sirve para ensayarlas más, ¡e incluso atreverme a colgarlas en Instagram!

He hecho videollamadas con amigas

Y resulta muy raro, amigas a las que veía con frecuencia, incluso todos los días en el cole, amigas que viven a escasos kilómetros de mí, con las que sería muy fácil quedar en un parque... Y no, nos hemos visto por videollamada. ¡¡Y nos ha sentado genial!! Se nos han quitado malestares físicos y emocionales solo por estar un rato hablando entre nosotras, incluso nuestros hijos se han visto a través del ordenador y ha sido una experiencia muy chula.

He plantado ajos y lechugas

Pues sí, ¡como lo lees! He plantado ajos, lechugas y pimientos por primera vez en mi vida. Con la intención de que broten, crezcan y que me los pueda comer, claro. Y he usado de "macetas" tetrabricks de leche, hueveras y latas vacías.

Desde hace un año estoy intentando crear un huerto urbano en mi casa, de momento he tenido mucho éxito en el aprendizaje de errores y poco éxito en las cosechas, pero gracias a Marta de Plantea en verde estoy aprendiendo muchísimo. Si te interesa, ve a su web donde comparte un montón de recursos gratuitos para iniciarte y varios cursos por si quieres avanzar más.

Estaba yo agobiada al principio de la cuarentena pensando en que cómo iba a empezar a plantar semillas si no tenía suficientes macetas, y entonces llegó Marta a mi rescate con un vídeo en el que daba consejos para empezar un huerto con materiales que ya tenemos por casa: desde las "macetas" que os he comentado arriba hasta saber cómo hacer rebrotar lechugas de las que ya tenemos en casa, o cómo coger semillas de tomates y pimientos para plantarlos de cero.

Estoy ilusionada por la nueva fase en la que ha entrado mi huerto este año y ¡espero cosechar menos errores y más frutos!

He estado un mes sin salir de casa

Literal. 31 días sin salir. Claro, como muchos, ya lo sé, y como muchos será algo que no habíamos hecho nunca antes. Igual que aplaudir todos (o casi todos) los días a las 20 h, y saludar a la dueña del herbolario de ventana a ventana. He sido clienta suya durante cuatro o cinco años y no sé cómo se llama. Cuando pueda volver a su establecimiento, le preguntaré cómo se llama, ella y su marido, al que también he saludado desde la ventana.

El día 32 tuve que salir a la farmacia. Fue mi primer contacto con la nueva realidad: mascarilla, guantes, respetar la distancia, ver las colas fuera de los establecimientos... También otra cosa que nunca antes había hecho.

¡He comenzado yoga!

Y lo pongo así entre exclamaciones porque estoy emocionada. Era algo que siempre estaba en mi lista de "algún día". Como hace unos meses estuve buscando leggins para bailar por internet, ahora me saltan en el móvil muchísimos anuncios de yoga: tanto de ropa como de cursos y apps para practicarlo.

Yo sé que de lo que no puedo prescindir en mi vida ahora mismo es del baile, lo necesito para recargarme y para ser más feliz, así como para mantenerme en forma. Así que el tiempo que dedicaba antes al deporte era para bailar. Ahora también dedico varias horas a la semana a bailar con las clases online, ensayando las coreos y bailando por mi cuenta, pero un día vi un anuncio de una app gratuita durante un tiempo limitado y decidí descargármela.

¡¡Y me está gustando!! Puedo seleccionar muchas cosas: el tipo de práctica, si quiero trabajar alguna zona de mi cuerpo en concreto, la duración... Sobre todo estoy trabajando la flexibilidad porque me noto muy estancada con algunos movimientos. Creo que una práctica continuada me puede llevar a mejorar bastante. Pero además está la sensación que tengo en el cuerpo al terminar: estoy físicamente cansada, pero a la vez mi cuerpo está más activo y menos bloqueado.

¡¡Espero que esto no se quede en un "hice yoga durante la cuarentena y luego nunca más"!!

No tengo planificada una tercera parte de este artículo, pero quién sabe, igual todavía da para más en un futuro próximo. Si es así, te mantendré informada ?

¿Quieres iniciarte en el mundo de la fotografía? Descubre aquí los recursos gratuitos que tengo disponibles para ti al suscribirte a mi blog ?

¿Quieres iniciarte en el mundo de la fotografía? Descubre aquí los recursos gratuitos que tengo disponibles para ti al suscribirte a mi blog ?

¿Quieres iniciarte en el mundo de la fotografía? Descubre aquí los recursos gratuitos que tengo disponibles para ti al suscribirte a mi blog ?

marta-ahijado

Leave a Reply