Browsing Category:

Aprende fotografía

Fotografiar con luz natural: ventanal

A veces estamos en casa y pensamos que no tenemos luz suficiente para hacer fotos. Pero, muchas veces, tenemos más luz de la que pensamos, solo que tenemos que saber sacarle partido. De eso quiero escribirte hoy, de cómo podemos variar nuestra posición y la de la cámara con respecto a una ventana para conseguir distintos efectos. 

Debemos tener en cuenta que, cuanto más cerca estemos de la ventana, más cantidad de luz (imagen más clara) habrá sobre el sujeto que queramos fotografiar y, cuanto más lejos estemos de ella, menos cantidad de luz (imagen más oscura) tendremos. Por supuesto que, si manejamos nuestra cámara en modo manual, podremos jugar con los valores de apertura e ISO para conseguir más o menos luz, pero no quiero hablar de esto en este artículo, sino que pretendo darte unas pautas para que tú misma en casa puedas observar y practicar con los distintos puntos de vista para conseguir el efecto que te interese en cada ocasión, o el que más te guste.

También te invito a que te fijes en cómo entra la luz a lo largo del día. Por ejemplo, en mi salón, donde están hechas las fotos de hoy, el sol entra directo al amanecer. Luego le entra mucha luz gracias a que los edificios blancos de enfrente la rebotan. Y ya, a última hora, conforme más se va acercando el atardecer, más sombrío va quedando mi salón.

Vamos a ver cómo podemos clasificar la luz según su incidencia sobre el sujeto (es decir, sobre mí en este caso).

Luz frontal

En esta imagen te muestro dónde situé el trípode para obtener la fotografía de abajo: justo delante de la ventana con la cámara mirando hacia la parte del sofá que queda en frente de ella. Yo me senté en el suelo delante del sofá, de modo que toda la luz que entraba por la ventana caía sobre mí de forma uniforme.

Te voy a mostrar una versión en color y otra en blanco y negro de todas las fotos para que puedas ver cómo cambia la luz y el contraste en ellas.

Luz natural frontal de la ventana
Luz natural frontal de la ventana

35 mm, f2.2, 1/250, ISO 250

Luz 45º

En esta imagen quería conseguir que la luz incidiera sobre mi cara a unos 45º. Para ello, dejé la ventana a mi derecha, coloqué el trípode más o menos a medio metro de ella y la cámara enfocaba hacia el sofá.

35 mm, f2.2, 1/250, ISO 250

¡Ops! Se me olvidó quitarme la goma negra del pelo de la muñeca. ¿En cuántas fotos sales tú también con una goma ahí? Antes de empezar una sesión de fotos, lo primero que hago es hacer revisión de muñecas y preguntar si quieren que las pulseras, relojes, gomas y demás accesorios que llevan son de uso habitual o prefieren quitárselo. La gran mayoría terminan quitándose alguna goma XD

Puse el trípode a un metro de la ventana y yo me senté encima de la mesa baja.

El tipo de luz es prácticamente igual que en la imagen anterior, pero viene del otro lado. Lo que más cambia esta vez es el fondo, que sobre todo se nota en la imagen en color. Con el fondo rojo del sofá la atención sobre mí se dispersa, sin embargo, con el fondo oscuro, la atención se va directamente a mí.

Luz lateral de la ventana
Luz lateral de la ventana

35 mm, f2.2, 1/250, ISO 250

Luz lateral

En esta toma quería conseguir un contraste fuerte de luz. Por eso puse el trípode a metro y medio de la ventana y enfoqué hacia la pared, donde yo me senté en el suelo delante del enchufe.

Como ves, la luz me ilumina una sola parte de la cara y la otra queda en sombra. A simple vista, nuestro ojo sería capaz de igualar mucho más la luz, es decir, conseguiría obtener detalle también de la parte en sombra. Sin embargo, si con la cámara exponemos correctamente a la parte iluminada, la parte en sombra pierde casi todo el detalle.

35 mm, f2.2, 1/250, ISO 250

Contraluz

Después de terminar la «sesión de fotos» y haber recogido todo para explicarte cómo podíamos aprovechar la luz que entraba en una ventana grande, se me ocurrió que no había hecho la foto de contraluz. Así que he tirado de archivo de una (rara) vez que llovió en Murcia, cuando Ana y yo estuvimos mirando por la ventana cómo llovía. Para que te sitúes, puse el trípode justo delante del sofá enfocando hacia la ventana. Y lo que pretendía era precisamente captar el detalle de las gotas de agua en el cristal. Para ello, nosotras teníamos que salir en sombra (subexpuestas), en forma de silueta.

50 mm, f 3.2, 1/200, ISO 100

La foto tierna

Mientras yo me hacía las fotos, Ana andaba jugando junto a mí. En uno de los momentos, vino hacia mí a tomar pecho y no quise desperdiciar la oportunidad de hacernos alguna foto ya que tenía todo preparado. Realmente hice muchas fotos porque al tener las dos manos ocupadas en sujetarla, me era muy difícil calcular el encuadre y situarme en el sitio correcto para salir enfocadas. Me quedo con esta para reflejar el momento.

Luz lateral de la ventana
Luz lateral de la ventana

Espero que este artículo te ayude a entender cómo se hacen algunas de tus fotos favoritas y te anime a experimentar con la luz en tu casa. Un buen ejercicio que puedes hacer con las próximas fotos que veas a partir de ahora es observar dónde está la fuente de luz y fijarte en cómo cae ésta sobre el sujeto. Terminarás entrenando el ojo y te saldrá tan espontáneo como cambiar de marcha en el coche 😉

¡Un abrazo y gracias por acompañarme!

Marta

Puedes suscribirte a mi blog y así te mantendré informada sobre artículos que escribo, sorteos, promociones o juegos que te puedan interesar.

Los fotógrafos queremos entregar las fotos editadas

Hoy quiero escribir en defensa de mi gremio y es que ya son varias las veces que escucho que, cuando una familia contrata a un fotógrafo, le pide que le dé todas las fotos porque, según sus palabras: “¿y qué te cuesta? Si no hace falta que les hagas nada, tú me las pasas así según salen de cámara y yo con eso me conformo”.

Y yo entiendo la postura de las familias, porque yo he estado ahí: claro que quiero que me den todas las fotos que me han hecho porque oye, ¡sale mi familia!

Así que me apetece contarte mediante un símil culinario el por qué nos mostramos los fotógrafos tan reacios a entregar todas las fotos que hacemos en una sesión de fotos, a ver si puedo aportar un poquito de luz a esta eterna duda.

Tienes invitados en casa

Imagínate que vienen unos amigos tuyos a cenar a tu casa. Nunca antes han venido, pero vuestros otros amigos comunes les han hablado muy bien de la tortilla de patatas que tú haces. Y, por supuesto, tú quieres ofrecerles la tortilla de patatas que mejor sabes hacer: esa con un poquito de cebolla y un toque de especias que le da ese sabor tan característico. Además, tú ya le has pillado el punto a tu vitrocerámica y a tu sartén y sabes exactamente el tiempo que tienes que dejar la tortilla de cada lado para que quede en su punto, como a ti te gusta: jugosa por dentro. Y esta es tu forma de hacer tu tortilla, así es como a ti te gusta ofrecer la tortilla a tus amigos porque te resulta exquisita y quieres ofrecer lo mejor a tus amigos. Y tus amigos, ¡la prueban y les encanta!

"Dame la tortilla sin que le hagas nada"

Imagínate ahora que tus amigos te pidieran la tortilla “así, sin que le hagas nada, según sale de la nevera, yo con eso me conformo”. ¿Les darías los huevos, las patatas y el aceite para que se la hicieran ellos? ¿Les darías las patatas ya fritas para que las mezclaran con el huevo y le terminaran de dar el toque en la sartén? ¿Tú crees que les saldría como a ti? Y lo más importante: ¿estarías tú contenta y satisfecha ofreciéndoles a tus amigos una tortilla sin terminar?

"Dame las fotos sin que les hagas nada, según salen de cámara"

Pues eso es lo que nos pasa a los fotógrafos cuando alguien nos pide las fotos “así, sin hacerles nada, según salen de cámara”, que no podemos hacerlo porque queremos entregar lo mejor, nuestra receta personal fotográfica, porque hacer una foto es un proceso elaborado que no termina cuando hacemos clic ya que nosotros ajustamos nuestra cámara en función de cómo queremos terminar de editar la foto después; digamos que le ponemos nuestro toque de “cebolla y especias” para que quede a nuestro gusto. Y, cuando seleccionamos las fotos, es como cuando seleccionamos las patatas para la tortilla, las miramos con mucho mimo, descartamos aquellas que se nos han ido de foco, pulimos, y sólo entregamos lo mejor.

A mí es que no me gusta así

Claro que es posible que lleguen tus amigos y uno te diga: ¿sabes? a mí es que la tortilla me gusta cuando el huevo de dentro está perfectamente hecho y tú la has dejado algo cruda por dentro. O que te diga: uff, a mí es que la cebolla me sienta fatal y no soporto las tortillas con cebolla. Pues sí, esto puede pasar, y pasa. Y está bien así, porque a todos no nos gusta lo mismo.

Y evidentemente, esto también pasa con la fotografía, cada fotógrafo tiene un estilo diferente, tiene una forma diferente de editar una fotografía, sin ir más lejos, los hay que editan la mayor parte de su trabajo en color y los hay que lo editan en blanco y negro. Y está bien así, porque debe haber fotógrafos para todos los gustos.

Y cuando yo entrego una foto, quiero que refleje mi estilo fotográfico, quiero que vaya con mi toque personal, igual que mi tortilla, porque deseo que mis clientes, igual que los amigos que vienen a casa, queden totalmente satisfechos con mi trabajo. Y eso sólo se consigue si los fotógrafos entregamos nuestro trabajo terminado. Por eso los fotógrafos no queremos entregar nuestras fotos sin haberlas editado.

Algunos ejemplos

Te voy a mostrar algunos ejemplos de algunas fotos mías según salen de cámara (disparando en RAW) y de cómo quedan después de mi edición, para que termines de comprender el proceso.

ANTES (versión RAW)

SIN EDITAR - Fotografía en color de una mamá amamantando a su bebé recién nacido. Ella está sentada y tiene a su bebé sujeto con el brazo derecho. Con la mano izquierda le está acariciando. Están dentro de su casa.

DESPUÉS (versión EDITADA)

Fotografía en color de una mamá amamantando a su bebé recién nacido. Ella está sentada y tiene a su bebé sujeto con el brazo derecho. Con la mano izquierda le está acariciando. Están dentro de su casa.
SIN EDITAR - Fotografía de una mujer embarazada. Tiene los ojos cerrados, está apoyada sobre una valla de madera al atardecer. Tiene los ojos cerrados y las manos bajo su barriga. Su cara transmite felicidad y paz.
Fotografía de una mujer embarazada. Tiene los ojos cerrados, está apoyada sobre una valla de madera al atardecer. Tiene los ojos cerrados y las manos bajo su barriga. Su cara transmite felicidad y paz.
SIN EDITAR_ Fotografía de una familia: mamá, papá y bebé de unos dos meses. Papá y mamá están sentados. Papá está rodeando con un brazo a mamá por la espalda y tocando la cabeza de su bebé con la otra mano. Ambos miran a su bebé mientras la mamá lo amamanta. Están en interior, pero el plano es tan cerrado que no se sabe dónde.
Fotografía de una familia: mamá, papá y bebé de unos dos meses. Papá y mamá están sentados. Papá está rodeando con un brazo a mamá por la espalda y tocando la cabeza de su bebé con la otra mano. Ambos miran a su bebé mientras la mamá lo amamanta. Están en interior, pero el plano es tan cerrado que no se sabe dónde.
Fotografía en blanco y negro de una familia: mamá, papá y bebé de unos dos meses. Papá y mamá están sentados. Papá está rodeando con un brazo a mamá por la espalda y tocando la cabeza de su bebé con la otra mano. Ambos miran a su bebé mientras la mamá lo amamanta. Están en interior, pero el plano es tan cerrado que no se sabe dónde.
SIN EDITAR - Fotografía de una pareja de pie, él está situado por detrás de ella, se le ve medio cuerpo. Ella está embarazada y tiene un bellypainting (barriga pintada por Colorehadas) de looney tunes. Ambos se están cogiendo las manos y tienen los ojos cerrados mientras sienten al bebé que están gestando. La luz del atardecer les ilumina por detrás y hay árboles y césped
Fotografía de una pareja de pie, él está situado por detrás de ella, se le ve medio cuerpo. Ella está embarazada y tiene un bellypainting (barriga pintada por Colorehadas) de looney tunes. Ambos se están cogiendo las manos y tienen los ojos cerrados mientras sienten al bebé que están gestando. La luz del atardecer les ilumina por detrás y hay árboles y césped
SIN EDITAR - Fotografía de una familia de tres: papá, mamá embarazada y niña. Están los tres de pie en un jardín al atardecer con árboles detrás y una valla de madera a la izquierda de la fotografía. A la niña se la ve de perfil casi de espaldas, está tocando la barriga de su mamá, que la tiene frente a ella. Tanto mamá como papá están mirando a la niña. Papá está detrás de mamá abrazándole la barriga
Fotografía de una familia de tres: papá, mamá embarazada y niña. Están los tres de pie en un jardín al atardecer con árboles detrás y una valla de madera a la izquierda de la fotografía. A la niña se la ve de perfil casi de espaldas, está tocando la barriga de su mamá, que la tiene frente a ella. Tanto mamá como papá están mirando a la niña. Papá está detrás de mamá abrazándole la barriga
SIN EDITAR - Fotografía a color de un bebé recién nacido, despierto y desperezándose. Está tumbado.
Fotografía a color de un bebé recién nacido, despierto y desperezándose. Está tumbado.
Fotografía en blanco y negro de un bebé recién nacido, despierto y desperezándose. Está tumbado.

Espero que este artículo te haya resultado útil y que hayas comprendido el por qué los fotógrafos queremos entregar las fotos siempre editadas. Y, si aún te queda alguna duda, déjamela en comentarios y te la responderé.

¡¡Un fuerte abrazo y gracias por acompañarme!!

Marta

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece que te informe cada vez que escribo un nuevo artículo, recuerda que puedes suscribirte aquí a mi blog.

Ir al: índice del blog

Por dónde recortar

Por dónde debo cortar una fotografía

O lo que en fotografía se llama “planos fotográficos”

Desde hace tiempo he recibido varias veces la pregunta de por dónde recortar una foto en un retrato. Os he dado la respuesta de que, por norma general, no debemos cortar por las articulaciones, pero entiendo que es una respuesta demasiado corta para un tema tan amplio. Así que hoy voy a tratarlo en profundidad para que podáis ponerle verdadera conciencia a por dónde recortar en una foto.

Te irás dando cuenta de que, conforme vamos avanzando en los distintos planos, nos vamos acercando más al sujeto, por lo que el grado de intimidad que transmitimos en nuestra fotografía va aumentando.

Plano general

En este plano, el sujeto aparece de cuerpo entero. No hay cortes en ninguna parte de su cuerpo.

Se pueden reconocer todos los detalles y características del sujeto y, además, tenemos algo de información sobre el sitio en el que se encuentra (se ve algo del fondo).

La foto que encabeza este artículo es representativa del plano general.

Plano 3/4 o plano americano

Este plano se llama así porque proviene del cine. En las películas de género Western se necesitaba que aparecieran en el plano tanto las cartucheras como las pistolas, por lo que se creó este plano en el que se recortaba por los muslos.

Con este plano focalizamos la atención en el rostro y la figura del sujeto, así que es un plano muy popular en las fotografías en las que tenemos a varias personas interactuando.

Plano americano de una familia de tres. Están en un campo con un lago al atardecerPapá tiene en brazos al niño. Mamá y papá se están abrazando y están mirando a su hijo. El niño está mirando sereno a cámara.

Plano medio o de cintura

Cuando fotografiamos a nuestro sujeto desde la cabeza hasta la cintura, usamos el plano medio o de cintura.

Dos hermanas están abrazadas mirándose la una a la otra y sonriendo. El viento les mueve el pelo. Están en medio del monte, les rodean tonalidades marrones.

Plano medio corto o plano busto

En este tipo de plano aparece nuestro sujeto encuadrado de cabeza a mitad de pecho aproximadamente.

Al estar ya tan cerca de nuestro sujeto, nuestra atención está plenamente centrada en él y no podemos saber en qué situación se encuentra, especialmente si hacemos la foto en vertical.

Primer plano de un niño mirando a cámara, sonriendo, agarrado a las manos de papá y mamá.

Primer plano

Cada vez nos acercamos más a nuestro sujeto. Ahora ya sólo aparecen la cabeza y los hombros.

Con este plano se realzan los rasgos del rostro, la mirada, la expresión… Nos centramos en el rostro propiamente y la mirada nos atrapa.

Primerísimo plano

En el primerísimo plano la cara rellena el encuadre por completo, por lo que nuestra mirada no se pierde en el fondo de la imagen. Estamos ya tan cerca del sujeto que el grado de intimidad es extremo, llevándonos a suponer lo que piensa o siente el sujeto.

Se suele encuadrar desde el inicio de la cabeza hasta la barbilla aproximadamente.

Imagen en primer plano de un bebé mirando a cámara con la boca abierta en posición de observar atentamente. Fotografía a color.

Plano detalle

Este es el último de los planos con el que podemos fotografiar a un sujeto. En este plano ya sólo vemos algún detalle de nuestro sujeto y, a su vez, podremos buscar qué detalles tiene la parte del cuerpo que hemos elegido fotografiar.

En el caso de las manos podremos ver las uñas, las venas o las líneas que recorren las manos. En el caso del ojo, podemos ver las arrugas de felicidad que lo acompañan (lo digo así porque son mis arrugas y sé que las tengo de reírme). En fotografía de bebés es un plano bastante utilizado para centrar la atención en alguna parte de su cuerpo.

Imagen detalle de un bebé recién nacido. En la imagen solo se ven la nariz, la boca y las mejillas del bebé. Tiene la boca entreabierta y restos de leche en la comisura.

¡Un abrazo y gracias por acompañarme!

Marta

 

¿Quieres iniciarte en el mundo de la fotografía? Descubre aquí los recursos gratuitos que tengo disponibles para ti al suscribirte a mi blog ?

marta-ahijado

Destripando tu cámara

Destripando tu cámara

Como ya te he contado, a mí siempre me ha gustado la fotografía y he tenido (y tengo) varias cámaras en mi vida. Con la penúltima que me compré recuerdo que una amiga fotógrafa miró unos numeritos que aparecían en el objetivo y me dijo: se parece mucho a tu cámara anterior. Y yo pensé: ¿y cómo lo sabe si no ha visto ni el manual? De aquella, yo no sabía que esos números que aparecen en muchos objetivos dicen mucho del tipo de fotos que puedes conseguir. Y para que tú sí sepas qué quieren decir esos números, hoy te voy a hablar de ellos en los términos más fáciles que se me ocurran.

Estos números de los que te hablo aparecen en todos los objetivos de las cámaras réflex, en los de las evil ya que también tienen objetivos intercambiables como las réflex, en las bridge y en algunas compactas.

Distancia focal

Empecemos por la distancia focal, para que me entiendas, el zoom que tiene,o no tiene, el objetivo. Hay algunos objetivos que son de focal variable porque puedes acercarte y alejarte del sujeto haciendo zoom y hay otros que son de focal fija con los que eres tú quien se tiene que mover para acercarte o alejarte del sujeto. Estos números van seguidos de las letras mm.

Como ejemplos de focal variable tenemos 18-55 mm, 24-70 mm, 70-200 mm y un largo etcétera.

Y como ejemplos de focal fija tenemos 35 mm, 50 mm, 135 mm…

Cuando el número es bajo podremos hacer fotos a objetos o sujetos que se encuentren más cerca de nosotros. Y al contrario, cuando el número es alto podremos hacer fotos a objetos o sujetos  que estén más lejos pareciendo que están más cerca de nosotros.

Objetivo de focal fija 50 mm

Apertura de diafragma

El siguiente número del que te voy a hablar es el de la apertura de diafragma. Uy, uy, que ya te veo echándote las manos a la cabeza porque estoy hablando en términos raros, pero sigue leyendo que esto ya no será un misterio para ti. El diafragma es ese agujero que tiene la cámara por el cual entra la luz.

Vamos a compararlo con la pupila de nuestro ojo para que lo veas más claro. Supongo que te habrás fijado en cómo aumenta o disminuye tu pupila con la luz. Y si nunca te has fijado, ponte delante de un espejo y varía la intensidad de la luz (puedes ayudarte de la linterna del móvil, que seguro que tienes). Te darás cuenta de que la pupila es chiquitita cuando hay mucha luz. Sin embargo, conforme la luz va disminuyendo, la pupila se va agrandando. Es decir, que cuanto más se abre la pupila, más luz deja entrar a nuestro ojo.

Una vez entendido esto, te cuento que el diafragma de tu cámara funciona exactamente igual. Cuando necesita que entre mucha luz, se abrirá; y cuando hay mucha luz en el exterior, entonces estará más cerrado (si trabajamos en modo manual, seremos nosotras quienes seleccionamos la apertura con la que querremos hacer la foto).

Y el objetivo de nuestra cámara nos indica cuál es la apertura máxima que tiene. La forma de interpretarlo depende de si estamos ante un objetivo de focal variable o uno de focal fija.

En el caso del objetivo de focal variable se verá de este modo:

1:3.5-5.6. Esto quiere decir que la apertura máxima de este objetivo varía entre 3.5 y 5.6. La apertura mayor se dará cuando usemos la menor distancia focal y la apertura menor se dará cuando usemos la mayor distancia focal.

En el caso del objetivo de focal fija se verá de este modo:

1:1.8. Esto quiere decir que la apertura máxima de este objetivo será 1.8.

Objetivo cuya apertura máxima varía entre 3.5 y 5.6

Recapitulando a través de ejemplos

Si vemos los números 18-55 mm 1:3.5-5.6 quiere decir que tenemos un objetivo que es de focal variable, con el que podemos modificar la distancia focal (hacer zoom) desde 18 mm hasta 55 mm. Cuando elijamos la distancia de 18 mm, la apertura máxima que tendrá el diafragma será de 3.5. Y cuando elijamos la distancia de 55 mm, la apertura máxima del diafragma será de 5.6.

Y si vemos los números 35 mm 1:1.4 significa que estamos ante un objetivo de focal fija (no podemos hacer zoom) y tiene una apertura máxima de 1.4.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Lo has entendido? Si te ha quedado alguna duda, pregúntame para que te la resuelva. ¿Has ido ya a ver qué tipo de objetivo tienes en tu cámara? ¡Cuéntamelo en los comentarios, por instagram, por correo, como quieras! Estaré encantada de leerte.

¡Gracias por leerme!

¡Un abrazo!

Marta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies